Thursday, February 02, 2006

Uncyclopedia

Pág. recomendada:
http://uncyclopedia.org

Lucy in the Sky with Diamonds
From Uncyclopedia, the content-free encyclopedia.

Lucy van Pelt is Lucy in the Sky with Diamonds. She always wanted to marry rich. Unfortunately, Lucy's childhood love, the neighbourhood-pianist Schroeder, was never destined to be his generation's Elton John. Therefore, Lucy married Paris Onassis, Greek shipping-and-air tycoon, whom she met at one of socialite Charlie Brown's fêtes.
As Paris' widow, she reconfigured Paris' Onassis Airways to be Lucy in the Sky with Diamonds, catering to the Hard Rock Cafe crowd. She hired Da Coolest pilots and crews.
Lucy's fortunes unfortunately took a nosedive when, on one of the airline's Boston-Liverpool flights, the pilot was in a moment of fancy and crash-landed the airplane into Strawberry Fields.
No longer in the airline business, Lucy in the Sky with Diamonds now specializes in skywriting.

2 comments:

Funes said...

El final es estremecedor. Ayer estaba llorando y por momentos me sentía ridículo y por momentos me sentía increíblemente sincero.
Pero bueno, son puntos de vista.
Maricón, seguro. O por lo menos así se dice en mi barrio.

Me gustan los capítulos. Tienen como una forma de neurosis que me interesa
"Además podrían haberse quedado, a mi no me molestaba que viviesen conmigo, aunque, para qué negarlo, sí me molestaba, era un verdadero fastidio, pero jamás le hubiese dicho a Marina que se fueran."
porque además se parece mucho a usted (según pone en sus datos personales) y eso está bien. Es verla en parte a usted. Espero que no nos encontremos con una "usted" muy rara. O sí. O no, mejor no se lo digo. O mejor le digo que acá está la cita que hice en mi post.

Un beso.
Interesantes historias.

Anonymous said...

funes redondo, fuenes merodiaba la morcilleada a galope de caballa, olia mal y fuego sardinescos, poseidos fellinescos sus gestos y rabia, su desmemoria voluntaria se quedaba y alli nada pasaba.
pero nunca ningun prodigio, ningun mimo ni ningun zaratustra cimarron, solo un voyeur alienado y postero, leyendo el diario de una ezquizofrenica, y relamiendose en lo mas femenino de si, para oir los alaridos de dolor de la autora sacrificada en vivo y en directo desde su propio post