Tuesday, February 21, 2006

Cigarros

1. Robert me mira y se muere de risa. Le pregunto qué tengo (imagino que me escribí la cara con birome, o algo así, cosas que le pasan a las personas distraídas como yo). No, nada, me dice, es que el humito de tu cigarrillo le da justo al calendario. Miro el calendario que está sobre mi escritorio (me lo regaló Brenda, la responsable de Prensa de la Universidad hace unos pocos días). Dice: Programa de Promoción de la Salud "Por una Universidad sin humo".

2. En Secreto en la montaña se la pasan fumando y los fumadores nos morimos de ganas de prendernos un pucho. Sé de algunos que no aguantaron y salieron a fumarse uno afuera.

3. Pucho viene del quichua, lo leí el domingo en la Viva.

4. El humo del cigarrillo queda muy bien en cámara.

5. El domingo, además de leer la Viva, fui al cine a ver Dumplings. Delante de mí, un señor gordito sacó entradas para Secreto en la montaña. Después le preguntó al boletero de qué se trataba la peli. Éste le dijo: de dos cowboys gays. Todo colorado, el gordito respondió: Ah, si hubiese sabido antes no sacaba para ésta, aunque para mí el "no sacaba para ésta", en realidad fue un "no venía con mi mujer".

6. Dumplings es la versión oriental (y literal) de los niños envueltos. No recomiendo esa peli, además de pasarme la mitad del tiempo con los ojos cerrados, por culpa de la otra mitad que sí vi, voy a tener que ir otra vez al analista.

10 comments:

Abukasem said...

Odio el cigarillo. Pero a vos te quiero.

De todas maneras, el cine fue el vehículo más eficaz para imponer el cigarrillo. Desde James Dean, Humphrey Bogart, hasta lo que quieran.

CHELO! said...

Pará! Pará! no entendí nada, en japón se fuman a los pendejos??? o se los comen? o se fuman a los pendejos gays para que no se reproduzcan???.
Hoy es todo muy confuso, sí, muy confuso.
No teman, quizás sea yo solamente.
Abrazos para todos con mucha alegría

eugeniarombola@hotmail.com said...

Abuk: sí, flor de bólido el cine para Marlboro y compañía.

Chello: ¡no me pidas lógica! sabés que soy del club de adoradores del libre albedrío.
Ah... tus abrazos ¿no son un tanto evangelistas?

Funes said...

¿cómo es un abrazo evangelista?

eugeniarombola@hotmail.com said...

funes: con mucha alegría.

nino said...

"Tengo libre albedrío, pero no porque yo lo haya elegido. Nunca he elegido libremente tener libre albedrío. Por tanto, tengo libre albedrío... ¡Lo quiera o no!", Raymond Smullian

Mil disculpas por la intromisión.-

eugeniarombola@hotmail.com said...

Gracias Nino, si hay algo que me gusta son las intromisiones.

nino said...

Pues no tiene porqué darlas. Un placer! Seguiré entrometiéndome.-

Funes said...

mmm Eugenia... eso no sonó muy evangelista que digamos... cuak!

Maria Turner said...

Euge: yo la peli la vi toda con los ojos abiertos esperando que llegara alguna parte interesante que nunca llegó...
lo peor de la pelicula es que no se si será como "la llamada" que tambine era oriental o que pero me parecio una roncha fea en el brazo y se extiende y se extiende. si llega a empezar a largar mal olor voy a creer que me comi a algun no nato de cinco meses en mis excursiones nocturnas a los patios traseros de los mejores hospitals del Opus.