Friday, June 23, 2006

El amor, que por superficial no es menos contundente.

Mi amiga Amanda me cuenta que un día caminaba por las veredas de Caballito, cuando de repente ve un negocio de muebles antiguos y piensa: qué lindo sería entrar a ver muebles antiguos con un chico al que le guste acompañarme a ver muebles antiguos. Los meses pasaron. Una noche, en un concierto, conoce a un chico. Salen, se gustan, vuelven a salir, empiezan a conocerse de a poquito y un día, mientras caminan por las veredas de Caballito, sin que ella jamás le hubiese mencionado nada al respecto, él le dice: ¿entramos a ver los muebles? Me encanta ver muebles antiguos. Ella, ahí, justito ahí, se enamoró.

Es re loco esto del azar, a mí me pasa todo el tiempo, es más, a ella la conocí así. En la primera clase de literatura inglesa alguien dice algo de Foucault y yo, que estaba sentada al lado de Amanda, la escuché decir, ah, Foucault es un gran narrador. No pude no quedar medio pasmada después de eso que acaba de escuchar, porque era justamente lo que había pensado unas horas antes de entrar al aula. Nos pusimos a hablar y nos hicimos amigas. Foucault también me dio otra gran amiga, Loli, a la que igual que a mí, le parece que Foucault tiene la sonrisa más linda. Foucault, ahora que lo pienso, es mi punto débil, mi costado más sensible. También me pasó de leer un poema cuando era chiquita que me fascinó y muchos años después un chico al que nunca le había prestado atención me llamó por teléfono y sin siquiera decirme hola me lo leyó, y bueno, después de eso estuve varios años enamorada de él. Y otra vez, me pasó de ver a un chico y pensar es lindo, lástima que debe estudiar cine o diseño. Si estudiase Filosofía… y cuando le pregunté qué estudiaba, me dijo que era licenciado en Filosofía y ya no le pude encontrar ningún defecto, excepto que era perfecto y eso siempre, siempre, siempre es un problema.

10 comments:

Lulet said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Lulet said...

Me borré porque me faltó la parte del medio del comentario, escribí una barbaridad y salió la mitad del mismo. No sé por qué no salió... Maldito blogger...

En fin, me gustó mucho tu blog.

Aguante Foucault y W. Benjamin.

Besos!

Funes said...

Eugenia...

...usted si que se las trae, eh.

yo said...

el de abajo:
http://www.theory.org.uk/action.htm

Emilie said...

esas cosas pasan muy pocas veces pero cuando pasan es buenísimo
Beso!

Mumiç said...

rara

Lunita said...

pero al final... no hay nada que nos venga bien! y bue... pero sobrevivimos!

Lunita said...

ah! y otra vez estamos cambiando? Una cuestión de azar o...?

Agustín said...

Yo una vez pasé de la mano con mi novia por un Pancho 95 y me dijo "¿Entramos?".
Pensé que nunca lo diría. En ese momento me enamoré hasta las tripas.
Es lindo cuando te pasa.

eugeniarombola@hotmail.com said...

Lulet: Bienvenida!

Funes: me las traigo y me las llevo también.

Yo: interesante información.

Emilie: sí, la verdad que cuando pasan es increíble.

Pobre Mumi: Me hago cargo.

Lunita: El cambio se debe a que descubrí que de oscuro sólo tengo la melanina.

Agustín: linda historia.

Saludos a todos!