Monday, November 06, 2006

Les digo a mis amigos, ¡miren, Nicolás!, mientras señalo a un hombre grandote y canoso y ellos se ríen, me dicen, qué humor negro Eugenita, y yo contenta porque se ríen, aunque no entiendo bien por qué se ríen. Como seis horas más tarde, entre cerveza y cerveza, ella dice pobre Nicolás y yo pregunto ¿por qué pobre?, porque se murió, me estás gastando, no boluda, ¿en serio? ¿cuando?, la semana pasada. Me pongo triste, casi lloro, para qué mentir, lloro posta, y mis amigos me miran, ¿qué te pasa?, me dicen, no entienden la dimensión de mi pesar, y yo no sé... qué quieren que les diga...
............................................
no me acostumbro a que la gente se muera.

2 comments:

tigre harapiento said...

lei por ahí que las etapas del dolor son cinco.
Que arrancan con la negación y terminan con la aceptación, siempre.
Que en el medio están la ira, la depresión y la racionalización y que estas tres se pueden dar en cualquier orden.
El tema de la muerte no solo a uno lo acerca a su propia finitud, sino que cuando se va alguien cercano creo que todos empezamos a valorar un poco más el día a día.
Y el mañana entonces pasa a ser solo un veremos.
Bueno, nada, eso.
Un beso, morocha

Funes said...

eso... un beso